Sexualidad en Personas Discapacitadas

“El sexo sin amor solo alivia el abismo que existe entre dos seres humanos de forma momentánea”. Erich Fromm, psicólogo alemán.  Sexualidad en Personas Discapacitadas
“El instinto erótico pertenece a la naturaleza original del hombre. Está relacionado con la más alta forma de espíritu”. Carl G. Jung, psicoanalista suizo .   Sexualidad en Personas Discapacitadas

El interés de este escrito se centra en la tentativa por reflexionar, sobre los conceptos de Sexualidad en Personas Discapacitadas, tomando elementos psicológicos, sociales y biológicos, con la finalidad de facilitar un abordaje capaz de generar inquietudes sobre dichas temáticas, que no solo involucre a las personas con discapacidad, en el ejercicio de su sexualidad, sino que también visibilice las posibles dinámicas emergentes, entre ellos y su contexto. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
Si bien es claro que a partir de la década de los 70 como lo muestran diferentes evidencias (documentales, investigaciones de fácil consulta), se han generado polémicas acerca de la sexualidad en diferentes vertientes, es así, como se hace posible pensar en el abordaje de la discapacidad y su capacidad de disfrute autónomo y pleno. Aun así, se puede pensar que una persona es más que un cuerpo, de hecho, conlleva a generar inquietudes como ¿qué pasa con las personas, que por diferentes motivos o circunstancias, se han obligado a modificar algo de dicho cuerpo? o lo que es más interesante, que pasa con las personas que a pesar de tener tanto la capacidad física y cognitiva, han tenido que ceder de cierta forma, este disfrute a la sociedad. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
Al llegar a este punto se puede sintetizar, que estos dos conceptos de discapacidad y sexualidad, pueden ser tan complejos, como lo es la interacción entre los mismo. Es decir, que esto exige comprender, que es necesario que los seres humano, se comunique y exprese mediante las diferencias, por lo cual, el cuerpo humano está sujeto a lesiones, enfermedades y a varios contratiempos de carácter accidental, genético, biológico o intencional. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
Sin dejar de lado que a lo largo del tiempo, las religiones y constructo socio cultural de la especie humana, han tendido a aliviar el sufrimiento físico, más aun así ¿Qué ha pasado con la construcción de sexualidad, bajo su condición de discapacidad. Si bien la comprensión de lo colectivo tiende a ignorar necesidades tan básicas, que se ha atrevido a señalar, que son seres sin capacidad de cognición, en cuanto  de su disfrute se hable? 
 
Siguiendo en este sentido, no es para nadie un secreto que si bien gracias a la parte biológica y en su accionar de la ciencia, como mecanismo en la aplicación de la medicina, una vez que se ha recibido tratamiento necesario, el propio individuo tiene una enorme potencialidad de influir en su cuerpo, su bienestar o la falta del mismo.  Sexualidad en Personas DiscapacitadasSexualidad en Personas Discapacitadas 
 
En síntesis lo que se intenta reflexionar en este escrito es la pregunta ¿hasta dónde la condición de discapacidad, dificulta o imposibilita la capacidad del disfrute de la sexualidad, y como esto puede llegar a afectar en su calidad de vida, tanto a nivel individual, como a nivel social (familia o  parientes más cercanos)? Lo anterior, partiendo de la premisa de Morín (1990) “quien postula que cualquier dinámica es un eslabón que trabaja a favor de las sinergias del contexto emergente”, de tal manera que se deje una interrogante abierta, en cuanto a ¿es posible que exista alguien al que la sexualidad lo deje indiferente?
 

Discapacidad y sexualidad. Sexualidad en Personas Discapacitadas

 
Según la OMS (2016) cuando se aborda el termino de discapacidad, esto abarca las deficiencias, las limitaciones de las actividad y las restricciones de la participación, de esta forma, expone que las deficiencias son  problemas que afectan a una estructura o función corporal, en cuanto que las limitaciones de las actividades, son dificultades para ejecutar acciones y tareas. Viéndose perjudicadas en cuanto a las restricciones de la participación, es un problema que afecta la aportación en situaciones vitales. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
De esta manera la OMS y OPS se enfatizan en las diferencias conceptuales como deficiencia, discapacidad y minusvalías, donde la última hace referencia a una situación desventajosa para que una persona, a consecuencia de una deficiencia o incapacidad, la cual, limite o impida el desempeño de un papel que es “normal”[1] en su caso teniendo en cuenta la edad, el sexo y factores socio culturales. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
Es así como lo anterior, permite observar que si bien se toma el enfoque bio, psico y social, son muchos los baches que se pueden suscitar referente a cómo vive la sexualidad una persona en condición de discapacidad, como lo menciona Mogollón (2012) en su artículo “cuerpos diferentes sexualidad y reproducción en mujeres con discapacidad”, no se trata de fragmentar derechos o crear nuevos conceptos, es poner en ejercicio de la aplicabilidad y darle amplio significado a los derechos sexuales y los derechos reproductivos, donde se ejecute el derecho a una vida sexual, a la equidad, a la expresión, a la libre decisión (que es aquí donde más inquietudes se generan), a la autonomía para decidir sobre su cuerpo, más aun, en este paso, es de considerar como gran elemento el derecho a la información y a la educación sexual en dicha condición, donde se entienda que las personas  ni son asexuales, ni mucho mejor infantilizarlas, como es el común del día a día, lo cual no tiene que ir de la mano con el derecho de la planificación y uso de métodos de anticoncepción. Sexualidad en Personas Discapacitadas
Por consiguiente la discapacidad es un fenómeno complejo, el cual permite la interacción de la persona con su entorno social, y más aun con su familia o núcleo familiar. Por consiguiente todas las personas sin importar, su discapacidad o el grado de la misma, tiene derecho al libre acceso a la información necesaria sobre sexualidad y lo que es más importante tiene derecho a expresarla libremente. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 

La sexualidad no se reprime se guía.  Sexualidad en Personas Discapacitadas

 
A groso modo y tomando como ejemplo las cifras del Hospital de Usaquén (2015) en cuanto a atención o acciones ejecutas en salud sexual y reproductiva, con respecto a su Programa Territorios Saludables Usaquén 2015 fueron  990 usuarios con respecto a una atención total de la entidad de 13516 usuarios, lo cual permite observar, que el papel a desarrollar en cuanto a prevención y promoción en esta área, es enorme.  Teniendo en cuenta,  que dicho informe, no desglosa la cantidad de personas en condición de discapacidad, asistieron a consulta u orientación referentes a salud sexual y salud reproductiva en la entidad.  Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
En este orden de ideas según cifras del DANE (2015)  para la ciudad de Bogotá; más de 161.605 niños menores de  nueve años presentan condición de discapacidad, sobre un total 857.132 personas registradas en la base de datos. De esta forma, nace la reflexión de si la sexualidad de las personas en condición de discapacidad, tiende a ser reprimida o lo más grave aún, que se llegue a omitir la sexualidad en este tipo de población. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
 Ya que como se puede observar los datos entre los informes, tienen diferencias evidentes, y más aún, queda la duda presente, en que se está haciendo para suplir dichas necesidades en esta población en cuanto a sexualidad, y no solo a ellos, sino también a sus cuidadores y familiares. 
Si bien para este escrito la sexualidad, cumple funciones más allá de lo erótico, se hace posible pensar en una guía, que permita explorar mecanismos como: a) función relacional o de comunicación, b) función afectiva, c) función erótica (sensualidad y adaptación) y d) función reproductiva. Todo lo anterior se debe contemplar como una dinámica desde el contexto individual, de pareja, familia y sociedad (entendiéndose como el permiso cultural, para vivirla en lo que se piensa como disfrute), es así como no se puede dejar de lado la orientación, la identidad y los componentes culturales del género. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
De esta forma se puede pensar en una persona en condición de discapacidad, que necesita una guía, para vivir dicha sexualidad. Donde la propuesta de esta reflexión cuenta con cinco puntos, que son:
1.             Dinámicas relacionales (reconocimiento del otro, cuáles son sus roles y que es permitido-pautas de relación).
2.             Sentido del proceso (interés/motivación = valores, desarrollo y aplicabilidad) es decir partir de la necesidad.
3.             Reglas y acuerdos.
4.             Saberes y conocimientos sobre el espacio vivencial.
5.             Recursos.
 
En síntesis cuando se habla de sexualidad en población en condición de discapacidad, se debe tener en cuenta que son seres humanos, con aporte bilateral y que se debe pensar más allá de lo binario del género, donde se contemple lo singular y lo colectivo como una dinámica cambiante, basada en lo emocional, mental. Biológico – físico y psicológico. Con el fin de facilitar mecanismos que guíen en el desarrollo del campo afectivo, espiritual y racional. Donde se puede sentir, pensar y actuar la sexualidad, con frases como: “yo quiero sentir y disfrutar tocar, acariciar etc”. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 

Abanico de posibilidades Sexualidad en Personas Discapacitadas

 
Quien en algún momento de su vida, no se ha detenido a meditar sobre sexualidad, y aun así, cuantas personas se han detenido a pensar en el abanico de posibilidades que puede tener una persona en condición de discapacidad, será que aún se piensa, que estas personas son asexuales o que toda la vida se han de quedar como niños, esta y muchas inquietudes pueden surgir, mas no en este escrito, se logran dar respuestas, tan solo posibilita abrir un sinfín de inquietudes, con los cuales los familiares con personas en condición de discapacidad, deben afrontar. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
Continuando con lo anterior, surge la inquietud de cómo se facilita la intimidad y el disfrute del deseo, que rol deben tomar los diferentes integrantes de la familia, con respeto a la temática de la sexualidad y más aún, que pasa con los imaginarios de dichos integrantes de un sistema familiar. Sexualidad en Personas Discapacitadas
Aun así como lo menciona Cardenal (2014) en su artículo titulado discapacidad, sexualidad y familia, al tocar esta temática nos vemos expuesto a lo que él denomina la doble conflictividad que surge, como proceso residual  entre la sexualidad – discapacidad, donde propone, que se debe aprender a manejar estos temas como algo delicado, mas no como un tabú, ni mucho menos considerarlos como algo especialmente problemático. Sexualidad en Personas Discapacitadas
 
En síntesis al mencionar sexualidad y discapacidad, nos enfrentamos a una complejidad de la vida diaria, donde se debe tener en cuenta la acción, la reflexión, la conexión y la planificación, sin olvidar lo filogenético, epigenetico, ontológico y sobre todo lo cultural, desde donde se observe dichos procesos. Es decir que es necesario partir de la necesidad, para encontrar un abanico inmenso de posibilidades en el desarrollo y disfrute del placer. Sexualidad en Personas Discapacitadas
Conclusión
“Si el sexo no fuese la cosa más importante de la vida, el Génesis no empezaría por ahí”. Cesare Pavese, escritor italiano[2].
Años han pasado desde la publicación del famoso informe Kinsey,  donde permitió observar las conductas y pensamiento tanto de hombre como mujeres, referentes a la temática sobre el comportamiento sexual humano, lo más curioso, es que hoy en día dicho tema aun causa gran revuelo en la cultura actual. 
Teniendo en cuenta el anterior párrafo, se hace visible que no todo está dicho ni explorado a nivel del comportamiento humano, con lo cual, cada logro, es una invitación a continuar en dicha exploración, que para este caso, es explorar del universo de la sexualidad una vertiente que se ha denominar discapacidad.
Es aquí donde se puede concluir que si bien existen elementos que han de dificultar el disfrute del placer en dicha población, existen también elementos que lo posibilitan como es caso de re direccionar el concepto de no reprimir, sino todo lo contrario, guiar un conjunto de mecanismos, que faciliten dicho accionar de pensamientos, sentimientos y acciones en el día a día, tanto de las personas con condición de discapacidad, como también a los familiares o cuidadores primarios.
En este punto se puede observar que se cuenta con un abanico enorme de posibilidades, los cuales deben direccionarse y enfocarse en las necesidades particulares, apoyándose de datos existentes, como lo son bases de consulta como el DANE, los hospitales y toda red que aporte información confiable y valedera.
De la misma forma se hace necesario hacer visible la capacitación de profesionales, cuidadores, familiares y por ende personas con condición de discapacidad, basados en sistemas de comunicación simple, concreto y sobre todo directo, teniendo en cuenta los derechos sexuales y derechos reproductivos de los seres humanos, al igual que las políticas de salud públicas.
De esta forma se debe se sugiere tener en cuenta conceptos como sexo, cuerpo, genero, reproducción y vínculo afectivo, como ejes, en la construcción de planes de formación dirigida hacia esta población especifica.
Enlenzando lo anterior se bebe tener en cuenta mecanismos de disfrute y métodos anticonceptivos, que no maltraten ni la dignidad, ni mucho menos la integridad de la persona. Con el fin de superar el pensamiento, de trabajar con discapacitados, y transformarlo en que se está trabajando con personas en condición de discapacidad. Donde se contemple el proyecto de vida, el placer como algo privado y sobre todo responder dudas, de forma ética y profesionalmente.
 En síntesis al hablar de discapacidad y sexualidad, se está hablando de un micro universo, dotado con pensamientos, sentimientos y acciones, las cuales, se deben tener en cuenta desde lo biológico, lo psicológico y por ende lo social.
Recordando que son seres humanos que necesitan respeto y guía, y no lastima o reprimirlos como seres sexuales.  De igual forma donde la invitación sea la búsqueda de ruptura de supuestos, romper expectativas, con el fin de aportar en la construcción de ese universo llamado sexualidad.
Si te gusto este articulo sobre Sexualidad en Personas Discapacitadas, entonces por favor comparte con tus amigos, y has click en la pestaña de reflexiones, de este mismo Blogger.

 

Referencias bibliográficas
Cardenal, F. (25 de 06 de 2014). repositoriocdpd.Obtenido de Disccapacidad, sexualidad y familia: http://repositoriocdpd.net:8080/handle/123456789/52
DANE. (2015). informe general de poblacion en condicion de discapacidad . Bogota: Departamenteo Administrativo Nacional de Estadisticas.
Hospital de Usaquen. (2015). informe de gestion 2015 hospital de Usaquen ESE. Bogota: alcaldia mayor de Bogota.
Mogollon , M. E. (3 de agosto de 2012). www.scielo.org. Obtenido de www.scielo.org: http://158.109.129.18/centreantigona/docs/articulos/Cossos%20diferents.%20Sexualitat%20i%20reproducci%C3%B3%20en%20dones%20amb%20discapacitat..pdf.
Morin, E. (2007). Complejidad. En A. Hernández, La Modelización de la complejidad como método de Investigación (pág. 190). Buenos Aires: Paidos.
OMS. (19 de febrero de 2016). Organizacion Mundial de la Salud. Obtenido de Organizacion Mundial de la Salud: http://www.who.int/topics/disabilities/es/

[1] El concepto de normalidad, para este escrito se toma como respuesta a lo  esperado, bajo la tendencia de una normal medida de índole biológica, psicológica o sociocultural.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.