ROLES DE GÉNERO EN PAREJAS HOMOSEXUALES

1

ROLES DE GÉNERO EN PAREJAS HOMOSEXUALES  

Este documento titulado roles de género en pareja homosexuales, fue escrito por las estudiantes de psicología de la Fundación Universitaria los Libertadores, como requisito para graduación en el seminario de sexualidad humana, erotismo y calidad de vida en el año 2015; autoras Alexandra Calle Grajales, Niní Johanna García Polanias y Yenifer Avellaneda Salazar

ROLES DE GÉNERO EN PAREJAS HOMOSEXUALES

Resumen roles de género en pareja homosexuales

A lo largo de la historia, la homosexualidad ha sido un tema de debate que ha generado diferentes tipos de opiniones, entre los que se encuentra;  los roles de género que se ejercen dentro de las parejas del mismo sexo. El presente texto tiene como intención, conocer  las diferentes posturas que surgieron alrededor del establecimiento de los roles de género en las relaciones de parejas homosexuales. Para lograr este objetivo se realizó una revisión bibliográfica con argumentos a favor y en contra del establecimiento de los roles de género  en las relaciones de parejas homosexuales. Y a partir de esta se obtuvo la generación de conclusiones propias sobre este tema. roles de género en pareja homosexuales

Palabras Claves: homosexualidad, rol activo, rol pasivo, roles de género en pareja.

Abstracto 

A lo largo de la historia, la homosexualidad ha sido un tema de debate que ha generado diferentes tipos de visiones, entre las cuales se encuentra; roles de género que se ejercen dentro de parejas del mismo sexo. El objetivo de este texto es conocer las diferentes posiciones que surgieron en torno al establecimiento de los roles de género en las relaciones de parejas homosexuales. Para lograr este objetivo, se realizó una revisión de la literatura con argumentos a favor y en contra del establecimiento de los roles de género en las relaciones de las parejas homosexuales. Y a partir de esta generación se obtuvieron las propias conclusiones sobre este tema.

Palabras clave : homosexualidad, rol activo, rol pasivo, roles de género como pareja.

Introducción. roles de género en pareja homosexuales

Desde tiempos remotos la homosexualidad ha sido un campo de estudio dentro de la ciencia. Según Ardila (2007) los primeros puntos para tratar el tema de la homosexualidad fue definir esta categoría, por tanto; se diseñaron inicialmente escalas, test, entrevistas etc., pero fundamentalmente esta orientación sexual se tomó como un proceso de autoevaluación el cual Ardila (2008, p. 9) la define como: “por homosexual se entiende  la persona cuyas atracciones primarias afectivo eróticas son con personas del mismo género”. roles de género en pareja homosexuales

Sin embargo, es importante aclarar como lo menciona Butler (2007)  que el género es, la expresión performativa de la identidad, la cual no es estática, sino que cambia constantemente, de acuerdo a la cultura. Algunos autores  como Davies y Banks (1992) sugieren que la identidad de género es un fenómeno socialmente construido, inacabado de manera permanente y sujeto a las múltiples  y diversas influencias  que ejercen los diferentes marcos de acción dentro de las cuales las personas interactúan con su vida cotidiana, así mismo Baxter (2002) y Ali (2003) comparten que el género constantemente es transformado debido a que está transformándose con los diversos  diálogos propios de los otros. roles de género en pareja homosexuales

Por lo que,  Ardila (2008) señala que la homosexualidad humana se da en un continuo, en donde interactúan factores biológicos, psicológicos, culturales e históricos. Por ende,  a nivel  histórico la homosexualidad dejo de ser un delito y pasó a ser una enfermedad mental, tanto para las personas del común como para la comunidad científica, por lo que paso a ser un tema médico, y  a partir de esto  se diseñaron terapias para “curar” a los homosexuales y a las lesbianas. A raíz de este tipo de falsas creencias se entendía que las personas con este tipo  identidad sexual querían cambiar su condición u orientación y que deberían seguir los modelos heterosexuales ya establecidos (matrimonio entre hombre mujer, y crianza de hijos). roles de género en pareja homosexuales

A pesar de lo mencionado anteriormente, Ardila (2008), resalta que los homosexuales se han considerado una amenaza a las buenas costumbres, a la moralidad impuesta en la sociedad y la sociedad contemporánea. Debido a que existen bastantes estereotipos, prejuicios y actitudes negativas en contra de los homosexuales, también existe infinidad de mitos acerca de estas personas, como si fuera un tipo de especie desconocida y que genera amenaza a la sociedad. roles de género en pareja homosexuales

Además, el autor mencionado  en el párrafo anterior hace referencia que la cultura occidental judeocristiana es notablemente homofóbica y este aspecto se refleja en todos los entornos a los que pertenece cada individuo de esta cultura lo que muestra que la homofobia es tan notable que se extiende por casi toda la sociedad.  roles de género en pareja homosexuales

Sin embargo; como lo menciona Gallego y Barreiro de Mota (2010) la homofobia no es el único problema que deben enfrentar los homosexuales, la presión es otro factor importante en un contexto homofóbico, teniendo como consecuencia  que los homosexuales se sometan a  mantener conductas heterosexuales. roles de género en pareja homosexuales      

    Otro aspecto importante;  es el anonimato por el cual deben pasar las parejas del mismo sexo, por lo que Langarita (2013) asegura que: roles de género en pareja homosexuales

No cabe duda de que el silencio es un hecho que ha acompañado a la homosexualidad en un intento constante de afirmar su inexistencia o como una estrategia para la negación de esta realidad. Desde algunas perspectivas, se podría considerar que esta afirmación corresponde a una diatriba del pasado o incluso que se trata de un lenguaje trasnochado que ya debe quedar en desuso. Sin embargo existen múltiples situaciones y experiencias que trasladan al presente lo inapropiada que resulta todavía hoy la homosexualidad para el discurso sexual hegemónico. (p. 316).

 Estas situaciones y experiencias hacen parte de relaciones entre géneros que se han llevado a una histórica desigualdad entre hombres y mujeres, desde las experiencias más tempranas de la niñez donde las representaciones sociales de la identidad de género y de la identidad sexual empiezan a ser internalizadas Vásquez (2013), y cómo para demostrar totalmente su rol masculino, los varones deben rechazar la feminidad y la homosexualidad asumiendo la heterosexualidad como el único patrón válido ante la sociedad.

Además con las diferentes transformaciones socioculturales se ha contribuido a que se modifiquen las normas y valores de la sociedad occidental, en el sentido que se ha producido cierta liberación en las actitudes sexuales y se ha dado un mayor énfasis en los derechos sexuales.  Barrientos y Cárdenas (2013). roles de género en pareja homosexuales

Adicional a esto Barrientos y Cárdenas (2013) refieren que dentro de los cambios socioculturales que se dan en los últimos tiempos, aparecen el machismo y el marianismo, sistemas de roles de género que influyen en las actitudes de las personas. El machismo, por un lado, contribuye a la discriminación de las mujeres y el marianismo, por el otro, es la sumisión de la mujer al hombre. Estos sistemas de roles que se aprenden en la infancia y definen de cierta forma los comportamientos de cada género. Por tanto, cuando alguien no asume  estos roles y se comporta fuera de los limites de estos; puede surgir,  discriminaciones denominadas homofobia, la cual tiene gran impacto en la calidad de vida de las parejas del mismo sexo. roles de género en pareja homosexuales

 A pesar de este panorama, tan devastador para la comunidad homosexual Gallego y Barreiro de Mota (2010) mencionan que en la vida cotidiana de toda persona gay se dan asuntos tales como la familia, la economía, el trabajo, la recreación, las tareas domésticas y la relación con heterosexuales. Comenta el autor que en cuanto a las tareas domésticas, en general son compartidas y uno de los miembros de la pareja realiza las actividades q prefiere hacer por (ejemplo cocinar, o hacer las compras). Según Ardila (2008) nos es verdad que tomen roles de marido y esposa, como el estereotipo que hay entre las parejas homosexuales, es decir que la pareja gay comparte las tareas del hogar según lo que cada uno prefiere hacer.

En cuanto a las finanzas comentan Barreto, Sandoval, y Cortes (2010) que frecuentemente se piensa que los integrantes de una pareja homosexual generan mayores gastos que una pareja heterosexual, debido a que se supone que comparten menos obligaciones económicas, pero esto aún no está demostrado, comenta el autor que en la pareja gay los gastos son compartidos, se llevan las finanzas de una forma organizada y los dos miembros de la pareja destinan una parte de sus ingresos para el mantenimiento hogareño.

En cuanto al óseo y tiempo libre comentan Barreto, Sandoval, y Cortes (2010)  que las parejas gay se dedican a realizar diferentes actividades como: deporte, viajar, ir al cine, ver televisión, realizar fiestas, recibir amigos, tomar cursos etcétera. Lo que se parece mucho a las formas que utilizan los heterosexuales para usar su tiempo libre y que se diferencia en que los gay asisten a este mismo tipo de lugares pero que son para personas homosexuales, dado que todavía hay dificultades de aceptación en la incorporación de este tipo de actividades en la vida social en algunos contextos.

          Teniendo en cuenta esta radiografía histórica de la homosexualidad, ahora nos centraremos en las posturas de diferentes autores a favor y en contra del establecimiento de roles de género en las relaciones de parejas homosexuales. Pero para esto primero definiremos que son roles.

        Para Murguialday (2006), los roles, son un conjunto de deberes, prohibiciones y expectativas acerca de los comportamientos y actividades considerados socialmente apropiados para las personas que poseen un sexo determinado.   Igualmente el rol (o pape l) es una categoría  que se refiere a las asignaciones que tiene una persona de acuerdo al sexo, y que son  relativas de acuerdo a la formas de ser, de sentir y de actuar de cada persona,  expresadas  en la vida cotidiana.

         Autores como  Macía,  Mensalvas  y Torralba (2008), Mencionan que  los roles de género  determinan acciones y comprenden las expectativas y normas que una sociedad establece sobre cómo debe actuar y sentir una persona en función de que sea mujer o hombre, prefigurando, así, una posición en la estructura social y representando unas funciones que se atribuyen y que son asumidas diferencialmente por mujeres y hombres.

         A su vez,  Herrera (2000), señala que desde muy temprano, la familia va estimulando el sistema de diferenciación de valores y normas entre ambos sexos, asentando así tanto la identidad como el rol de género. Las reglas sociales van deslindando de manera clara las expectativas relacionadas con los roles que las personas deben asumir. Igualmente, la idea que se tiene sobre el rol de padre, madre, esposa o esposo, está condicionada en gran medida por la sociedad de la cual somos resultado.

      Y para finalizar Irigaray (2000),  considera que la equidad de género  solo puede volverse realidad  en la vida cotidiana de hombres y mujeres que posean una identidad personal plena.

Argumentos en contra del establecimiento de roles de género en parejas homosexuales.

Parrini y Flores (2015), señalan que algunos de los comportamientos que manejan las personas del mismo sexo están encaminados hacia los roles de género que desempeñan estas parejas. Según un estudio realizado por Carrier (2001), citado por Parrini  y Flores  (2015), en los años setenta del siglo XX, surgía un mundo de sociabilidad homosexual muy complejo, que involucraba a distintos tipos de sujetos y de espacios. Comentan los autores que, a pesar de la clandestinidad y a la falta de legitimidad, las relaciones homoeróticas no se limitan únicamente al placer, sino que también involucran afectividad.

Por otro lado, Pérez, Borrás y Zubieta (2008) afirman que las parejas homosexuales pueden dividirse en tres categorías: activos, pasivos o versátiles. Estas tres grandes categorías pueden, a su vez, ser subdivididas en otras tantas, en función del grado en que se ejerza el rol activo o pasivo. Refieren Pérez et al. lo siguiente: roles de género en pareja homosexuales

Existe un falso mito popular que dice que en las parejas homosexuales uno de los hombres adopta el rol de varón y el otro el rol de mujer. De esta manera el hombre más varonil sería activo (el que penetra analmente al otro y nunca es penetrado), mientras que el afeminado sería pasivo (que desea ser penetrado analmente de manera exclusiva). En realidad, la mayoría de las parejas homosexuales estables que practican sexo anal son ‘versátiles’ o ‘activos-pasivos’, en el transcurso de una relación sexual pueden ser penetrados por el otro o penetrarlo. (p. 3). roles de género en pareja homosexuales

Afirma Vargas (2010) que  no es habitual que, dentro de la pareja, una le diga a la otra “yo soy el macho y tú, la hembra”. La relación fluye muy al margen de los roles, etiquetas o patrones. El deseo no tiene reglas, y la entrega no pone reparos en lo que es ser pareja ante la sociedad, lo que las clasifica en masculinas (machonas) o femeninas (ladys). roles de género en pareja homosexuales

A diferencia de lo que se presenta en las parejas heterosexuales, en las parejas gays y lesbianas no se asignan las tareas hogareñas como si uno hiciera las veces de “esposo” y el otro de “esposa”, tienden más a menudo a negociar la distribución de las tareas para lograr un balance en su relaciòn (Gallego y Barreiro, 2010). roles de género en pareja homosexuales

Esta imposición de los roles de género, no es la más acertada, como lo expone Robert (2008) las ideas de matrimonio, familia, paternidad, están dados históricamente por la sociedad a la que pertenecemos y le otorga al hombre el papel de héroe que no siente miedo y que es capaz de superar todos los obstáculos y de no dejarse afectar por nada, y en caso de que no pueda o no quiera aceptar y adecuarse a estas normas será catalogado como débil o aún peor como homosexual. roles de género en pareja homosexuales

En una investigación  realizada por Quintero (2011, citado por Castelar y Aguirre) en la que entrevista a varios hombres homosexuales y en la que la mayoría de ellos se refiere así: “Si Dios me hizo hombre y nací hombre y yo decidí tener una condición, una orientación sexual diferente, no quiere decir que yo tenga que ir en contra de él y querer volverme una mujer, porque yo nací como hombre y así me voy a morir”, vemos que persiste el ideal de masculinidad, es decir, el ajuste a los cánones culturales sobre la masculinidad pasa por un designio superior al del individuo, mientras que aspectos como el direccionamiento del deseo sexual y el acercamiento a otros hombres homosexuales emergen de forma implícita.  roles de género en pareja homosexuales

Por consiguiente  los participantes de  la investigación mencionada anteriormente refirieron sentirse a gusto y en ventaja sobre las parejas heterosexuales en cuanto a los roles de género, porque no tienen patrones predeterminados sino que de común acuerdo cada uno desempeña sus quehaceres domésticos, aportes económicos, autoridad, etc., según como se sientan más a gusto y no como los roles que tienen impuestos los integrantes de una pareja heterosexual, en los que, según ellos, hay desigualdad e imposición. roles de género en pareja homosexuales

Por otro lado Acuña y Oyuela (2006) señalan que los hombres han construido su identidad de género en oposición a la identidad femenina, pero esto no implica que uno de los integrantes de la pareja homosexual deba actuar como mujer, sino que puede mantener su rol masculino aprendido a lo largo de su crecimiento como persona y simplemente cambiar su inclinación sexual, aunque hay hombres que si quieran asumir el rol femenino se considera que “existen dos extremos en la forma de representación de la homosexualidad, el hipermacho y el marica, víctimas, según Badinter (1993, citada por Acuña y Oyuela, 2006, p.p. 66 y 67) de una imitación alienante del estereotipo masculino y femenino homosexual”.  roles de género en pareja homosexuales

Confirma Muñoz (1996) que en la lucha por tener un lugar igual en la sociedad, los homosexuales usan valores tradicionales para defender su diversidad y para tener el derecho a crear su cultura propia y por ende sus propias familias pero no para imitar los estándares de la sociedad heterosexual. roles de género en pareja homosexuales

De la Espriella (2007)  muestra a través de la historia y de las diferentes culturas, que las conductas homoeróticas han sido consideradas de distintas formas, es decir, por ejemplo existen culturas en que las prácticas homosexuales son aceptadas de forma transitoria, en el caso de la cultura actual se piensa que no es gay el que penetra a otro, pero si lo es aquel que es penetrado. roles de género en pareja homosexuales

Ligado a esto comenta el autor que en los trabajos de Margaret Mead (1935 citado por De la Espriella 2007), se asegura que los roles de género tienen variaciones según la cultura y según las experiencias vividas en los diferentes ambientes. Este autor resalta los aportes de los antropólogos a este tema, evidenciando el papel de la cultura en la asignación de roles de género,  comenta que las investigaciones de los  roles han basado sus estudios en la teoría de queer, la cual habla que tanto la orientación sexual como la identidad sexual o de género, está dada por la construcción social y que no se dan entre estas parejas papeles persistentes, si no que existen formas variables de ejercer uno o varios papeles sexuales que tienen coherencia con la cultura. roles de género en pareja homosexuales

Por otro lado para Vargas (2010), la relación homosexual no puede equipararse a la relación heterosexual, por lo que no es lógico que uno de los miembros de la pareja adopte el rol de mujer y el otro el rol de hombre, dado que como individuos del mismo sexo recibieron educaciones similares y tienen tendencias características de su propio género y no estarían dispuestos a desempeñar un rol que no les atañe. roles de género en pareja homosexuales

Además en una investigación realizada por Torres (2011) en la que entrevistó varias parejas homosexuales en México, concluyó que los roles de género  se dan de una manera diferente y compartida, aunque los entrevistados tienen claro los roles masculino y femenino, dentro de su ámbito familiar y de pareja no ejercen roles de una manera pre-establecida y “tampoco hay roles atribuidos a una sola persona de la pareja en el sentido de una figura de autoridad, sustento del hogar, labores sociales o labores de la casa”. roles de género en pareja homosexuales

Joseph Harry (1979, citado por Brown, 2009)  contradice esta afirmación, escribiendo: “Si bien los emparejamientos entre hombres masculinos y afeminados se producen en el mundo gay, ellos están lejos de la mayoría de los casos,” (1979: 623). Afirma el autor que es común pensar que el integrante que tiene de rol masculino en la cotidianidad también asume su papel en la cama siendo el penetrador, mientras que su pareja sumisa actúa como penetrado. Bell y Weinberg (1978, citados por Brown, 2009) insisten en la equivocación de éstos conceptos y destacan que las parejas del mismo sexo son partidarias del reparto de tareas y de la flexibilidad de las mismas y que no se someten a los rígidos estereotipos de los heterosexuales.  roles de género en pareja homosexuales

Por otro lado citamos las palabras textuales de un bloguero homosexual con respecto a los roles de género en una pareja homosexual. roles de género en pareja homosexuales

Un gran aspecto de la relación homosexual masculina que aprecio es el campo de juego más parejo que tenemos. Los dos somos hombres. Si uno de nosotros le abre la puerta al otro en un capricho de afecto o de caballerosidad, no es porque es el “hombre.” Fue simplemente un buen gesto. Si uno de nosotros hace la cena una vez, o cada noche para el caso, no es porque él es la “mujer” de la relación. Es probable que sólo tenga mejores aptitudes  que su compañero. roles de género en pareja homosexuales

A pesar de la orientación sexual, algunas personas simplemente demuestran cualidades más masculinas o cualidades más femeninas. En el caso de una relación homosexual masculina, sin embargo, el punto clave es que ninguno de nosotros es la chica o chico  de la relación, no importa de qué lado de la escala estemos. Los dos somos chicos. Ni las preferencias sexuales en el dormitorio ni nuestras características diarias tienen ningún efecto en la biología. Mays (2013). roles de género en pareja homosexuales

En los años 70 y 80 los estudios sobre parejas gais y lesbianas pusieron de manifiesto que las relaciones al interior de las mismas eran mucho más igualitarias y menos sujetas a los roles de género que las parejas heterosexuales, llevándose a cabo un reparto más equitativo de las tareas domésticas. Cuando se encontraban diferencias de desigualdad al interior de estas familias se achacaban más a cuestiones de edad o ingresos que a la reproducción de roles de género (aunque en un pequeño porcentaje algunas parejas sí parecían reproducir este modelo masculino/femenino). roles de género en pareja homosexuales

Juliano (2006) nos indica que entre los roles más elaborados están los de género, ya que  aunque la diferencia sexual no implica conductas, la expectativa social sobre cuáles son las formas de actuar de los hombres y cuáles son las de las mujeres y que para legitimar esta construcción social, estas conductas asignadas se naturalizan, lo que trae como consecuencia la idea generalizada de que los hombres y las mujeres, por serlo, se comportan de manera diferente, pero que desde un punto de vista ético, esta construcción legitima la desigualdad. roles de género en pareja homosexuales

En un blog de Gasteazoro (2014) ante la pregunta: ¿Quién es el hombre y quién la mujer en una relación del mismo sexo?, se plantea que la pregunta debería ser: ¿Quién ha dicho que en todas las relaciones hay un hombre y una mujer?, y concluye que en una relación de pareja en este siglo, ya sea hetero u homosexual, no deben existir roles para hombres y roles para mujeres, sino que simplemente debe haber dos personas que conforman esa relación, y más enfáticamente en una relación de personas del mismo sexo hay dos hombre o dos mujeres sin que tenga que existir roles de género. roles de género en pareja homosexuales

Afirma Estrada (2014), que en gran parte de América Latina, un hombre que penetra a otro hombre no deja de ser considerado viril (por el contrario confirma su hombría), sin embargo un hombre que es penetrado casi siempre es estigmatizado como afeminado, y existe una tendencia a asociar la masculinidad con la heterosexualidad y la actividad y, de otro lado, la homosexualidad con la feminidad y la pasividad.  roles de género en pareja homosexuales

Por otro lado comenta Goldvarg (2010) que el tema de ser activo o pasivo en la relación homosexual no es algo que preocupe solo a los gays, sino también a los heterosexuales. Pareciera que dentro de nuestra comunidad Latina ser activo tiene más prestigio. Se asocia ser activo con un rol masculino y ser pasivo con un rol femenino.

Finalizando con los argumentos en contra del establecimiento de roles en las parejas homosexuales, concluye Gasteazoro (2014) que debemos ver las relaciones de pareja como un vínculo de dos personas que se atraen física y/o emocionalmente, porque como se dijo anteriormente en las relaciones ya sean heterosexuales  u homosexuales no hay un hombre y una mujer, sino que hay dos personas, donde ninguna manda y ninguna se somete.

Argumentos a favor  del establecimiento de roles de género en parejas homosexuales.

Según Zinik (2000), la orientación sexual hacia el mismo sexo  es un periodo de confusión acerca de la identidad aún más en la época de adolescencia.

Es decir, las personas con preferencia homosexual generalmente descubren en el periodo de la adolescencia que no se sienten atraídos hacia miembros del sexo opuesto y por el contrario atraído por su mismo sexo. Generando la búsqueda constante para lograr entender dicha condición. Como lo sugiere  Martínez (1999) donde refiere que una persona no llega a ser de preferencia homosexual porque así lo desee, y que no puede por fuerza de voluntad, dejar de serlo.

De igual manera, Roa afirma  (1984, citado por Cornejo, 2011) en su texto sobre las enfermedades mentales, que la homosexualidad es un trastorno que forma parte de las patologías relacionados con las personalidades paranormales. El autor está convencido de  que los trastornos y desorientaciones de la sexualidad que se dan en los jóvenes se podrían evitar con una buena educación sexual. Otra de sus observaciones está dada a la crítica de ciertos comportamientos feminoides en los hombres homosexuales, y masculinizantes en lesbianas. Por lo que señala:

El sexo en ellos, a diferencia del hombre y la mujer normales, parece ocupar el primer plano de la conciencia. En sus amores, en sus celos, en sus venganzas, en sus crímenes en su sensibilidad para los reinos de su vocación, adquieren un aire extremado; como si el justo medio que propio de la virtud aristotélica no existiese para ellos” (Roa, 1998:219).

 De igual forma el artículo de Valenzuela (2006, citado por Cornejo, 2011) se evidencia una cierta tendencia antihomosexual, ligado a esto el autor pretende plantear su teoría sobre si la homosexualidad es o no una patología y para probar que efectivamente lo es, se basa en argumentos como: que la pareja homosexual no está apta para la procreación, los genitales están aptos solo para el coito heterosexual, el homosexual no es psíquicamente apto para el amor hacia su pareja etcétera., lo que nos muestra claramente argumentos a favor de los roles de género  que pueden tener las parejas homosexuales.  roles de género en pareja homosexuales

Por otro lado, en este modo de organización sociocultural heterosexual, resalta Cantera (2014), es predominante el monopolio del poder ejercido por el patriarca-jefe “cabeza de familia” y una precisa división de roles “masculinos” y “femeninos”. Es también un sistema androcéntrico, en el que los hombres desempeñan los roles “superiores” y en el que además la perspectiva masculina domina el modo de percibir y de construir la realidad social. roles de género en pareja homosexuales

Además, Suarez y Madrigal (2005), mencionan que los roles de autoridad entre las parejas con orientaciones sexuales se dan de manera diferente. Puesto que uno de los integrantes asumirá el rol de labores del hogar como lavar, cocinar, organizar la casa, y por su parte el otro miembro se encargara del sustento o aportación de dinero.  De esta manera se está dando en la pareja relaciones con jerarquías organizadas independiente de la identidad género. roles de género en pareja homosexuales

Por tanto, estos arraigos o monopolio de poder nos llevan a encontrar uno de los comportamientos sociales más aceptados y comunes, el patriarcado, y éste trae consigo la familia heterosexual cómo único referente válido para las relaciones intersexuales y el desarrollo personal.  (Castells, 2003). roles de género en pareja homosexuales

La intimidad también es un espacio importante ya que en hay zonas prohibidas y permitidas. Para el hombre está prohibido dejarse tocar, penetrar, y como el éxito del acto sexual depende en gran medida de él, el tipo de actitud que manifieste tendrá un significado relevante en la mujer. (Robert 2008. p. 43). roles de género en pareja homosexuales

Este modelo heterosexual ha construido la identidad masculina desde el punto de vista de la penetrabilidad, es decir, si es un cuerpo penetrable se considera femenino, sin tener en cuenta sus órganos genitales y su identidad de género. (Sáez y Carrascosa, 2011). roles de género en pareja homosexuales

A la vez ese cuerpo penetrable y femenino es para ser poseído por el agente activo que tiene el poder de penetrar y debe también ser desvalorizado y castigado por su pasividad.

Aunque esta percepción de los roles de género ha cambiado un poco en los últimos años, la idea de que uno de los integrantes de la pareja homosexual debe comportarse como una mujer y una de las integrantes de una pareja lesbiana debe comportarse como un varón, sigue vigente. roles de género en pareja homosexuales

Además, si nos detenemos a mirar los cambios culturales que ha tenido nuestra sociedad nos damos cuenta que estos roles de género presentan cambios pues encontramos entre los individuos heterosexuales hombres que desempeñan “roles femeninos” y mujeres desempeñando “roles masculinos”. (Araguez, 2012).

Estos cambios son ratificados por la investigación realizada por Araguez en la que determina que tanto en las uniones homosexuales como heterosexuales las parejas se complementan independientemente de su género, ya que no existen cualidades femeninas únicamente en las mujeres y cualidades masculinas únicamente en los hombres, lo que demuestra que el género es meramente cultural y nada tiene que ver con la biología, el instinto y la genética de los individuos.

Es por esto, como menciona Brown (2009), que los heterosexuales al sentirse predominantes en la sociedad, consideran las relaciones homosexuales como la imitación de las uniones de heterosexuales, de esta forma consideran que uno de los integrantes de la pareja homosexual debe asumir el papel masculino de dominación, la independencia y la riqueza económica, mientras tanto, el otro asume el papel femenino de la sumisión, la dependencia y es económicamente dependiente. De esta manera ellos están asumiendo los roles de marido y mujer.

Del mismo modo, afirma Moss (2005) que el establecimiento de jerarquías entre las parejas homosexuales son necesarias para establecer divisiones de asignación de roles de género masculinos (Bienestar económico,  protección, trabajos de fuerza)  y femeninos (labores del hogar,  como labores de cocina y limpieza), con el fin de que en las relaciones de dichos individuos se reflejen  diferencias específicas.

Igualmente para Halperin (2009), en las relaciones de parejas homosexuales  se deben establecer roles de género  estipulados, donde  uno de los individuos pasa a ser mujer  y  así mismo el otro pasa a ser hombre. Esto se da, con el fin de que cada uno establezca ocupaciones y gustos social mente asignados a lo femenino y masculino.

Por otra parte,  De Laurentis (1990), menciona que en cuanto a las relaciones homosexuales entre mujeres es importante señalar la perspectiva que se da en este tipo de parejas, asegura el autor que en estas parejas cada mujer asume roles de género individuales los cuales muestran que en este tipo de uniones  se adoptan roles de mujer y hombre específicamente. Comenta el autor que una de las dos integrantes que asume el rol femenino  lo expresara por medio de sus  actividades dentro y fuera del hogar destacadas por la costura, cuidado, y demás labores domésticas que también  son marcadas  por su vestimenta y accesorios delicados que utiliza.  Por consiguiente la pareja que asume el rol de hombre, se destacara  por ejercer poder, por ser el proveedor de ingresos económicos, y toma de decisiones en el hogar. Demostrando así que cada uno ejerce y posee unas características estipuladas en sus relaciones permanentemente.

Y por último, Carrington,  (1999)  donde menciona en su  tesis doctoral sobre este tema en EE.UU que durante los años 50 y 60 los científicos sociales que examinaron la vida cotidiana de parejas de gays y lesbianas concluyeron que en ellas una de las personas asumía roles de género  masculinos (mantenimiento económico, trabajo fuera del hogar, etc.) y otra los femeninos (cuidado, domesticidad, etc.).

Conclusiones.

Teniendo en cuenta las diferentes posturas mencionadas a lo largo de este documento  por cada autor concluimos en primera medida, que la homosexualidad es un concepto cambiante y que debe ser entendido por los referentes culturales, por lo tanto podemos decir que los roles de género asumidos por una pareja homosexual no se pueden igualar a los roles estereotipados aceptados e impuestos socialmente a las parejas heterosexuales, ya que esto no depende de que uno de los miembros de la relación homosexual quiera asumir el papel femenino y el otro integrante el papel masculino, sino que asumen sus roles activo, pasivo o versátil de acuerdo con su gusto sexual y con el placer que puedan sentir penetrando o siendo penetrados, guardando una estrecha relación con su anatomía y fisiología masculina.

Otro aspecto importante a considerar es que en una pareja del mismo sexo, no  se espera que ninguno niegue su condición de hombre o de mujer y deba asumir un papel que no es propio de su naturaleza biológica por el solo hecho de tener atracción sexual por una persona de su mismo sexo.

Es importante resaltar que los roles sexuales determinan las acciones y las normas que una sociedad establece, sobre cómo debe actuar y sentir una persona; en función de que sea mujer u hombre, así mismo atribuye unas funciones a cada género .

Sin embargo no podemos olvidar que vivimos en medio de una sociedad  patriarcal, machista y judeocristiana donde son visibles las clasificaciones asignadas a un rol femenino el cual está  relacionado con todas las tareas asociadas a la reproducción, crianza, cuidados, sustento emocional y todo lo el ámbito doméstico. Así mismo los roles masculinos están asociados a las tareas que tienen que ver con lo productivo, el mantenimiento y sustento económico, desarrollados en el ámbito público.

A partir de éstas “clasificaciones” los roles de género de las mujeres y los hombres son tipificados como expresión de la feminidad y la masculinidad hasta llegar a ser rígidos estereotipos que pueden  limitar, estimular o reprimir los comportamientos de las personas.

 Aunque las personas en su desarrollo y crecimiento se adaptan en mayor o menor grado a las expectativas y comportamientos esperados por la sociedad, los roles de género son los más arraigados, tanto que se consideran como la expresión del ser biológico en sí.

Es importante resaltar que existe una particularidad común en el mundo heterosexual en el que vivimos, dado que se tiende a confundir identidad de género (masculino o femenino) con la opción de la pareja sexual (homosexual o heterosexual), pero, como hemos visto en el desarrollo de nuestro artículo, las lesbianas y gays escogen una pareja sexual de su mismo sexo, su identidad de género es igual a la de los heterosexuales, es decir un gay se considera hombre y no desea ser mujer y una lesbiana es mujer y no desea ser hombre.

Como vimos a lo largo de éste artículo, el movimiento LGTB cuestiona y desafía estos estereotipos al formar parejas homosexuales en las que no se desempeñan los roles femeninos o masculinos, sino que se tiene una mayor igualdad tanto de deberes como de derechos.

La mayoría de lesbianas y gays se comportan de muchas maneras y no se limitan a uno u otro rol, a menudo cambian sus roles en el acto sexual o se turnan para practicar sexo oral y en cuanto a la convivencia la mayoría de los gays no intentan desempeñar un rol femenino y la mayoría de las lesbianas rechazan totalmente el juego de roles masculino – femenino.

Además las relaciones homosexuales están despojadas de la presión de la procreación haciendo que se dé más importancia a los cuerpos, al goce y placer mutuos que no necesariamente tienen que terminar en una penetración, ya que en muchas ocasiones se recurre a la masturbación mutua, al sexo oral o el uso de juguetes eróticos, derribando el mito que relaciona el ano con la homosexualidad.

De este goce se despende que el erotismo homosexual requiere de sujetos activos pues se requiere reciprocidad en el dar y recibir, es decir no hay lugar a la llamada “pasividad”.

A pesar de lo expuesto anteriormente, en la sociedad se sigue considerando que necesariamente ser homosexual es ser afeminado y ser lesbiana es ser marimacho o machona y sigue siendo una creencia difícil de erradicar, lo cual conlleva problemas para la autoaceptación del individuo homosexual y la construcción de una identidad positiva. (Enguix, 2000).

Pero esta estigmatización no escapa de los mismos homosexuales, porque hay muchos de ellos que en su afán de tener una mejor imagen ante la sociedad quieren ser percibidos como hombres y los lleva a identificarse ya ser el sujeto activo de su relación de pareja porque sabe que socialmente el sujeto pasivo es considerado o equiparado a una mujer, igualmente hay homosexuales que consideran que por su tendencia sexual deben comportarse como mujeres.

Estos estudios coinciden en señalar la ruptura de la división de los roles sexuales por ausencia de patrones preestablecidos entre sus miembros desde el punto de vista de las responsabilidades domésticas y económicas y se evidencia la tendencia a considerar que es una relación entre iguales en la que ambos integrantes mantienen el hogar doméstica, emocional y económicamente.

En estas parejas igualitarias las labores se desempeñan dependiendo de lo que a cada uno le guste o no hacer.

El siguiente fragmento describe lo anteriormente mencionado:

A mí también me puede gustar el aseo, pero los días en que yo me decido a no hacer nada, ni él me lo exige ni yo me siento con la obligación de que tengo que hacer el aseo, son situaciones compartidas y que de pronto si yo no lo hago y él lo puede hacer, él lo hace; por ejemplo, por decir el 90% de las veces yo soy el que cocina pero lo hago porque me agrada, mas no porque yo sienta la obligación o él en algún momento me haya dicho es que tú tienes que cocinar, son situaciones totalmente voluntarias, compartidas.” (Suárez, 2010, citado por De León, J, 2012).

Lo más importante y lo que se debe destacar  es que el sujeto homosexual  se relaciona, se proyecta, ama y vive como un heterosexual, practican una sexualidad no basada necesariamente en el coito; establecen vínculos de pareja en base al amor; en ocasiones comparten un mismo hogar; llevan a cabo una división del trabajo no basada en el género y algunos/as además tienen hijos.

Del mismo modo, los roles de género que un individuo asume dentro de cada pareja, ya sean heterosexuales u homosexuales dependen de sus aprendizajes y de sus experiencias en la infancia y lo reflejan en sus comportamientos en cuanto al ejercicio del poder, la sumisión o la igualdad. Estos aprendizajes son adquiridos mayoritariamente de la familia que maneja determinados valores y parámetros que terminan influenciado al individuo en la edad adulta (Gómez, 2003).

  Estamos de acuerdo con lo que menciona Freud (1993), ni la masculinidad pasa necesariamente por la dominación ni la feminidad por la experiencia de la maternidad, como nos han hecho creer durante tanto tiempo, por muy trascendente que ello sea para garantizar el orden social y la reproducción de la especie humana ni por mucho que estas posiciones alimenten nuestra ilusión de completud. Por el contrario, el  sujeto humano hombre o mujer pasa, más bien, por la manera en que nos enfrentamos a nuestra propia falta y ante las vicisitudes que necesariamente atravesamos para devenir sujetos de nuestro propio deseo. Es decir, el ser humano debe rebelar su deseo,  e inclinación sexual independientemente de lo que se ha establecido como únicas posibilidades de encontrase consigo mismo.

Para finalizar concluimos que así como  menciona Irigaray (2000), el objetivo de esta sociedad actual es buscar que se comprenda que la diferencia sexual, podría ser un camino para el reconocimiento y comprensión de la experiencia humana, partiendo del hecho de que hay por lo menos dos modos de goce.

Referencias Bibliograficas

Acuña-Ruíz, A. & Oyuela, R. (2006) Diferencias en los prejuicios frente a la homosexualidad masculina en tres rangos de edad en una muestra de hombres y mujeres heterosexuales. Psicología desde el Caribe, 18.

Ali, S. (2003). Para ser una niña: cultura y clase en las escuelas. Género y Educación, 15 (3), 269-283. Recuperado de http://dx.doi.org/10.1080/09540250303859 .

Araguez, M. (2012). Parejas homosexuales y heterosexuales en concubinato: Bienestar Psicológico y orientación del rol sexual. Universidad abierta Interamericana. Buenos Aires. Recuperado de: http://imgbiblio.vaneduc.edu.ar/fulltext/files/TC109678.pdf

Ardila, R (2007). Terapia afirmativa para homosexuales y lesbianas. Revista Colombiana de Psiquiatría, 36(1), 67-77.  Accedido 3 de marzo 2015 recuperado de: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S003474502007000100006&lng=en&tlng=es.

Ardila, R. (2008). Homosexualidad y psicología. Colombia: Problemas y perspectivas (pp. 97- 115).El Manual Moderno.

Barreto, I., Sandoval, M., Cortes, F. (2010). Prácticas de consumo y estilo de vida de la población LGTB de Bogotá. Diversitas: Perspectivas en psicología. 6(1) 165-184. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S1794-99982010000100014&script=sci_arttext.

Barrientos, J. & Cárdenas, M. (2013). Homofobia y Calidad de Vida de Gay y   Lesbianas:   Una Mirada Psicosocial. Psykhe (Santiago), 22(1), 3-14. Recuperado en 03 de marzo de 2015, de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071822282013000100001&lng=es&tlng=es. 10.7764/psykhe.2013.22.10.

Bardinter, E. (1993). XY, la identidad masculina. Bogotá: Norma.

Baxter, J. (2002). Un acto de malabarismo: un análisis feminista postestructuralista del habla de niñas y niños en el aula de secundaria. Género y Educación, 14 (1), 5-19. Recuperado de http: //dx.doi. org / 10.1080 / 09540250120098843

  Bell, A. y Weinberg, M. Homosexualidades: Un estudio de la diversidad entre meo y mujeres. Nueva York: Simon and Sehuster, 1978.

Butler, J. (2007), El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós.

Brown, K. (2009) Los elementos de género del matrimonio homosexual y las reacciones de la sociedad ante el problema. ANU Undergraduate Research Journal vol. 1, 2009. Tomado de https://eview.anu.edu.au/anuuj/vol1_09/pdf/10.pdf

Cantera, L. (2014). Más allá del género. Nuevos enfoques de “nuevas” dimensiones y direcciones de la violencia en pareja. Revista de Pensamiento e Investigación Social, (0). Recuperado el 20 de octubre de 2005 de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=53700636

Carrier, J. (2001) De los otros: Intimidad y comportamiento homosexual del hombre mexicano. Madrid. Madrid: TALASA Ediciones S.L.

Carrington, C. (1999) No hay lugar como el hogar. Relaciones y vida familiar entre lesbianas y hombres gay. Chicago: la prensa de la Universidad de Chicago. Recuperado de: http://www.academia.edu/1341513/Opciones_sexuales_y_nuevos_modelos_familiares

Castelar, A., Aguirre, F. (2012). Performatividad y lenguaje de odio: expresiones de la homosexualidad masculina en la ciudad de Cali. Revista CS en ciencias Sociales. (10), 107-240. Recuperado de http://www.icesi.edu.co/revistas/index.php/revista_cs/article/view/1359/1764.

Castells, M. (2003)  ≪Sobre el derecho a amar sin carnet de identidad (Prologo)≫. En 25 años más. Una perspectiva sobre el pasado, presente y futuro del movimiento de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales, de Jordi Petit, 9-12. Barcelona: Icaria.

Cornejo, J. (2011) Sexualidad salud y sociedad. Revista Latinoamericana, (9), 109-136. Accedido 23 de octubre de 2015 recuperado el 15 de octubre de 2015  de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=293322075006.

Davies, B. Banks, Cap. (1992). La trampa del género: un análisis feminista postestructuralista de la charla de los niños de primaria sobre el género. Journal of Curriculum Studies, 24 (1), 1-25. Recuperado de http: //dx.doi. org / 10.1080 / 0022027920240101

De la Espriella, R. (2007). Homofobia y Psiquiatría. Revista Colombiana de Psiquiatría, 36  (4), 718-731. Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0034-74502007000400010&script=sci_arttext.

De Lauretis, T. (1990) “Sujetos excéntricos: teoría feminista y conciencia histórica”, Estudios feministas, 16, 1990, pp. 115-150. Recuperado de https://programaddssrr.files.wordpress.com.

De León, J. (2012). Nuevas formas de familias. El caso de parejas del mismo sexo en la ciudad de Bogotá D.C. Tesis Magister, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá. Recuperado de http://www.bdigital.unal.edu.co/9760/1/jackelinedeleonwillis.2012.pdf

Enguix, B. (2000). Sexualidad e identidades. Identidades homosexuales. Gazeta de antropología. 16, 2000, Artículo 04. Recuperado de http://www.ugr.es/~pwlac/G16_04Begona_Enguix_Grau.html

Estrada, J, (2014). Hombres que tienen sexo con hombres (HSH): reflexiones para la prevención y promoción de la salud. Revista Gerencia y Políticas de Salud, 13(26): 44-57.

Freud, S. (1933) Freud con mujer Tramas, subjetividad y procesos sociales, núm. 18-19, UAM-Xochimilco, México,  295-305.

Gallego, V., Barreiro de Mota, E. (2010). Análisis de los factores asociados a las relaciones de pareja homosexual (Gays y Lesbianas) en la ciudad de Bogotá. Suma psicológica 17: 69 – 81. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/1342/134215244006.pdf.

Gasteazoro, G. (2014). ¿Quién es el hombre y quién es la mujer en una pareja gay?. Tomado de http://xpressate.net/quien-es-el-hombre-y-quien-es-la-mujer-en-una-pareja-gay/

Goldvarg, D (2010). El amor es un sentimiento sin género. Articulo  recuperado de:     http://lgtblambayeque.blogspot.com

Gómez, J. (2003). La relación de una pareja homosexual masculina desde su mundo social: una historia de vida. Revista Psicología.com. Recuperado de http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psicologiacom/article/viewFile/797/770/

Halperin, D. Traub, V. (2009): Gay Shame. Chicago / Londres: la prensa de la Universidad de Chicago. 

Harry, J., & Lovely, R. (1979) “Matrimonios homosexuales y comunidades de orientación sexual. Alternative Lifestyles, 177- 200. Recuperado de https://eview.anu.edu.au/anuuj/vol1_09/pdf/10.pdf,

Herrera, P. (2000). Rol de género y funcionamiento familiar. Revista Cubana de Medicina General Integral. 16(6). Recuperado de: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-21252000000600008&script=sci_arttext.

Irigaray, L. (2000). El doble umbral. Y la una no se mueve sin la otra. Centro de Documentación Sobre la Mujer. Buenos Aires, Argentina.

Jualiano, D. (2006). Lesbianismo y roles de género. Tomado de http://www.caladona.org/grups/uploads/2007/10/lesbianismo-y-roles-de-genero-dolores-juliano.pdf

Langarita, J (2013). Sexo sin palabras. La función del silencio en el intercambio sexual anónimo entre hombres, Revista de Antropología Social, 22 313-333. Recuperado de: file:///C:/Users/ /Downloads/.Revistadeantropologiasocial.

Macía,  O. Mensalvas  & Torralba (2008).  Roles de género y estereotipos.  Accedido 18 de octubre de 2015 recuperado de:   https://perspectivagenerotelecentro.wordpress.com/manual-trabajo-con-grupos-mixtos-en-el-tc/roles-de-genero-y-estereotipos/

Martin, M. (2011). Aproximación histórica al tratamiento jurídico y social dado a la homosexualidad en Europa. Revista estudios constitucionales 9(1) 245-276. Recuperado 12 de marzo de 2015, de http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-52002011000100009.

Martínez, K. (1999). Los Derechos de los Gay, Homosexuales y lesbianas: 25 años de salud mental. Recuperado  de  www.anodis.com.

Mays, S. (2013). Grandes sexpectaciones: ¿qué hay de los roles de género en las relaciones entre personas del mismo sexo? Tomado de http://www.redandblack.com/views/great-sexpectations-what-about-gender-roles-in-same-sex-relationships/article_c4b6a270-24c7-11e3-9819-0019bb30f31a.html

Mead, M.  (1935), Sexo y temperamento en las sociedades primitivas: 251. Accedido el 28 de octubre de 2015. Recuperado de:  http://teoriaehistoriaantropologica.blogspot.com.co/2012/04/margaret-mead-roles-sexuales.htmlhttp://teoriaehistoriaantropologica.blogspot.com.co/2012/04/margaret-mead-roles-sexuales.html

Moss, P. (2005): “Una noción corporal de la investigación: poder, diferencia y especificidad en la metodología feminista”, en L. Nelson y J. Seager eds .: Un compañero de la geografía feminista, 41-59, Oxford / Victoria : Blackwell Pusblishing. Tomado de https://books.google.com.co/books?id=Mddbiu–EYkC&pg=PA350&lpg=PA350&dq=Moss,+P.+(2005):+%E2%80%9CA+Bodily+Notion+of + Investigación: + Potencia, + Diferencia, + y + Especificidad + en + Feminista + Metodología% E2% 80% 9D, y fuente = bl & ots = 58B_3SUOar & sig = CWqViSWZa-3Pu2w-c-sQ1pHWzc4 & hl = es-

Muñoz, C. (1996) Uruguay homosexual: culturas, minorías y discriminación desde una sociología de la homosexualidad. Montevideo: Trilce.

Murguialday, (2006). Diccionario de Acciòn Humanitaria y Cooperaciòn del Desarrollo.  Accedido 17 de octubre de 2015  recuperado de: http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/115

Parrini, R & Flórez, E (2015). La Masculinidad De los Otros: Narraciones Sobre El Placer Y Relaciones De Clase En Hombres Gay De La ciudad De México. Revista de ciencias sociales. 13 1989-3469.

Perez, J. Borras &  Zubieta, X  (2008). Los roles sexuales entre gays. Recuperado de: http://www.soitu.es/soitu/2008/04/15/sexo/1208267495_016507.html

Roa, A. (1984). Nueva visión de las enfermedades mentales. Disfrenias, personalidades paranormales, homosexualidad. Crítica al DSM III. Santiago: Editorial Universitaria.

Robert, (2008)  El enfoque del género ante el fenómeno de la homosexualidad. Estudio preliminar en el contexto santiaguero. 115, 37-50 citado el 24 de feb de 10. Recuperado de: http://www.uo.edu.cu/ojs/index.php/stgo/article/view/14508103/981

Sáez J. & Carrascosa, S. (2011). Por el culo. Políticas anales. Madrid: Egales.

Suarez D. & Madrigal, F (2005) Matrimonio respeto, fidelidad y proyecto de vida‖. Recuperado de  http://www.cipacdh.org/cipac_lista_articulos.php?cat=12#.

Torres, M. (2011). Características de una pareja homosexual: identidad, dinámica, roles y conflictos familiares. Tesis de maestría en ciencias, Universidad Autónoma de Nuevo león. Nuevo León. Recuperado de: http://cdigital.dgb.uanl.mx/te/1080089756.PDF.

Valenzuela, C. (2006). “La homosexualidad ¿es una patología? Respuesta desde la biología evolutiva. Revista de Psiquiatría Clínica 43(2): 27-38.

Vargas, E. (2010). Derrumbando Lesbianas. Accedido 6 de marzo de 2015. Recuperado de, http://www.parejashomosexuales.com/relaciones/el-amor-en-las-parejas-homosexuales.php

     Vásquez, E. (2013) Hacerse hombre: algunas reflexiones desde las masculinidades. Revista Política  y sociedad 50, 3: 817-835, Recuperado de  https://www.google.com.co/search?q=Robert%2C+(2008)+El+enfoque+del+g%C3%A9nero+ante+el+fen%C3%B3meno+de+la+homosexualidad&rlz=1C1AVSA_enCO628CO628&oq=Robert%2C+(2008)+El+enfoque+del+g%C3%A9nero+ante+el+fen%C3%B3meno+de+la+homosexualidad&aqs=chrome..69i57.1497j0j8&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8#q=articulo+V%C3%A1squez%2C+E.+(2013)+Hacerse+hombre:+algunas+reflexiones+desde+las+masculinidades.++Pol%C3%ADtica++y+sociedad

Quintero, A. (2011). Diccionario Especializado de Familia y Género. Argentina: Lumen Humanitas.

Zinik, G. (2000). ¿Conflicto de identidad o flexibilidad adaptativa? Bisexualidad reconsiderada. Rodriguez, R (Ed.), Bisexualidad en los Estados Unidos 55-60. Nueva York: Columbia University Press.

1
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »