Igualdad y Equidad en Salud

“todas las verdades pasan por tres estados: primero se las ridiculiza, luego encuentran oposición violenta. Y en el tercer estadio se las acepta como evidentes”                                                                                                                    Arthur Schopenhauer

“ser empático es mucho más importante que tener empatía”. (Ciaramicoli y Ketcham 2000)“la empatía profunda siempre significa escuchar con el tercer oído”. (Brazier, 1997)

Igualdad y Equidad en Salud

Una reflexión para la igualdad desde las desigualdades.

Igualdad y Equidad en Salud
Igualdad y Equidad en Salud
 
 
En la actualidad en la cultura colombiana, cada día es mayor el valor  que se le asigna  a los constructos de sexualidad humana  y reproductiva, como se ha podido ver en los medios de comunicación. Un ejemplo de esto, puede ser la controversia provocada  por las cartillas del ministerio con referencia a la Igualdad y Equidad en Salud. Adicional a esto, es necesario también contemplar el concepto de género, desde una mirada compleja, la cual, contenga dispositivos y elementos biológico (hormonas, sistemas biológicos), psicológico (emociones, actitudes, valores, motivaciones) y social (por medio del proceso que permiten aprender las expectativas en los valores, actitudes y normas del grupo social).  Igualdad y Equidad en Salud
 
Para iniciar esta reflexión basada en el libro Salud sexual y reproductiva: nuevas tendencias, del  capítulo uno “Género y salud sexual y reproductiva: una intersección irrenunciable” es necesario plantear la comunicación, como un proceso pilar que sirve como mediador, entre el pensamiento y el acto, es decir entre el deseo, lo erótico y la consumación del acto teniendo en cuanta su ciclo vital. A tal grado, que se permita la libre expresión del ser humano dentro de la sociedad, desde una mirada inclusiva, cambiante, dinámica no del género, sino de los géneros.  Igualdad y Equidad en Salud
 
Dicha expresión debe estar enfocada hacia la exposición de inquietudes, curiosidades y anécdotas. Así mismo, brindar o construir mecanismo adecuado para la necesidad, el derecho de la diferenciación ante la sociedad, que permita la asimilación, mediada por un lenguaje claro y asertivo, como lo menciona la autora, se deben contar con puntos de intersección, que para este caso son los derechos sexuales y reproductivos ( Lafaurie Villamil, 2015).   Igualdad y Equidad en Salud
 
Todo esto unido, está orientado, hacer visible el papel del enfoque de género, como; el espacio primario de socialización, debido a que es dentro de la cultura, donde se percibe la mayor influencia del desarrollo bio, socio y psicosexual. Reflejado en la calidad del vínculo afectivo, y este a su vez por medio de conductas de apego adecuados (reflejados en la expresión social construida) lo cual, permitirá mediar entre las demandas y estresores de la sociedad.  Igualdad y Equidad en Salud
 
Es importante rescatar del texto la preocupación que tiene la autora, por hacer visible la necesidad de construir teorías inclusivas y diferenciadoras hacia la mujer, a nivel jurídico, político, económico, social, biológico desde una mirada compleja e integral, donde se puedan vincular diferentes instituciones tanto privadas como estatales, donde la equidad tome el valor que le corresponde, y  así mismo que la igualdad. Igualdad y Equidad en Salud
Debido a este planteamiento es que se toma como hilo conductor del componente de la sexualidad “la influencia de las expresiones culturales y sociales, como elemento relacional en la sexualidad humana” o dicho de otra manera género y salud una intersección irrenunciable (desde los derechos sexuales y reproductivos), ya que la importancia de dicha influencia, es de cierta manera, el paso para comprender su contexto socio cultura.
 
En síntesis la identificación de los roles determinados en el desarrollo del vínculo humano y la sociedad (entendiéndola como una asignación desde el  seno de la familia); en la función “comunicativa relacional”, Que se podrá evidenciar por medio de una adecuada enseñanza, por parte de los mecanismos sociales; con respecto al sistema de  creencias, mitos, ritos, valores sociales y sexuales que permitan o faciliten, un asertivo proceso de toma de decisiones acerca de la salud sexualidad  y reproductiva, con respecto a la teoría y perspectiva de género.
 
Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (2006) retoma los conceptos de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad, donde resalta la importancia de no verla desde el lado del déficit o enfermedad, es decir no tomarlo desde la disfunción o la discapacidad, sino desde los derechos del disfrute y los derechos humanos del ser en dinámicas constantes con la sociedad y sus pares. De tal manera que todos y todas[1] sin importar credo u orientación sean respetados y valorados en ejercicio pleno de sus facultades.
Por otro lado Johnsen (2005) propone un concepto “pro vida” donde abandera el disfrute en plenitud, como un sinónimo de vida y que de esta forma se puede tener en cuenta tanto los sistemas de creencias, al igual que el sistema político que un individuo trae desde lo biopsicosocial, y que estos a fin de cuenta, son los que permitirán acceder a su concepción disfrute, desde la libertad de género.
De tal manera que se puede hablar de dimensiones de la salud sexual y reproductiva como: a) las reglas constitutivas (asignan significado) y b) reglas regulativas (son las encargadas de aprobar o rechazar una acción). De lo anterior lo resumen en una ecuación semántica entre el significado y significante, que la sociedad puede brindar a dicha dinámica y como este proceso puede llegar a ser equitativo e igualitario ante la sociedad de género.
Continuando con lo anterior, se hace necesario invitar a la reflexionar, sobre el concepto de género, ya que se puede considerar de los pocos que llegan a producir tanto interés y posiblemente provocar tanto placer e inquietud, como lo es el control y la expresión en la sexualidad humana.

En síntesis la salud sexual y reproductiva, para esta reflexión, se encuentra inmersa en todo lo que hacemos, pensamos o sentimos en el día a día. De tal forma que es necesario continuar trabajando en la investigación y conocimiento de la misma, con el fin de brindar a la sociedad conocimiento que permita comprender su comportamiento en el diario vivir, desde la perspectiva de género.

si te gusto este articulo sobre salud sexual y reproductiva y en especial Igualdad y Equidad en Salud, dejame tus comentarios y has click en la pestaña de Reflexiones de este blog.

Temas de tu interés
 

 

 

Referencias bibliográficas.
Carreras, Alberto (1999) “Unidad o pluralidad. Jerarquía o anarquía en la mente”, en Carreras. A. (ed.): Tras la consciencia, Zaragoza, Mira.
Johnsen (2005) “debate: puntos de acuerdo y desacuerdo sobre la sexualidad humana”Drug Store  News, 27, pp 21-26
Lafaurie Villamil, M. M. (2015). Genero y salud sexual y reproductiva una inteseccion irrenunciable. En M. M. Lafaurie Villamil, & M. Sanchez Cardona, Salud sexual y reproductiva nuevas tendencias (págs. 13-28). Bogota: universidad El Bosque.
Organización Mundial de la Salud (2006). Defining sexual health: report of a technical consultation on sexual health, 28–31 January 2002, Geneva

 

 


[1]Hace falta ver hasta donde el concepto de todas, es comprensible a la práctica de la salud sexual y reproductiva, en el contexto de acción.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »